Unos años más tarde, una serie de hechos ayudaron al crecimiento de las exportaciones de vino portugués a Inglaterra. En 1667, Colbert, el primer ministro del rey Luis XIV, lanzó una serie de medidas para restringir las importaciones de productos ingleses en Francia. Esto hizo que Carlos II de Inglaterra aumentara los derechos sobre los vinos franceses y que luego directamente prohibiera su importación, lo que obligó a los comerciantes de vino de Inglaterra a buscar fuentes alternativas de abastecimiento.

Los comerciantes ingleses de Viana do Castelo aprovecharon esta oportunidad y comenzaron a concentrar sus esfuerzos en el comercio de vino, el cual estaba creciendo rápidamente. Los comerciantes se dieron cuenta de que los vinos ligeros, astringentes y muchas veces inestables producidos en el clima templado y húmedo del litoral del Minho no eran del agrado del consumidor inglés. Comenzaron entonces a centrar la atención hacia el interior del país, en busca de los vinos más robustos y con mucho cuerpo provenientes de las escarpadas y rocosas laderas del Alto Douro, la calurosa y árida región del interior, localizada detrás de la sierra de Marão, donde hoy se produce el vino de Oporto.

La larga distancia y el terreno agreste y montañoso no permitían que los vinos del Douro fueran transportados por tierra hasta Viana do Castelo y, por ello, debían ser llevados de barco por el río Douro hasta la ciudad de Oporto, situada en la costa litoral. Desde Oporto, los vinos eran entonces transportados en buques hasta Inglaterra, saliendo hacia el Atlántico por la traicionera desembocadura del río Douro. 

Para poder desarrollar su negocio de los vinos del Douro, los comerciantes de Viana do Castelo tenían, por lo tanto, que establecerse en Oporto, algo que hacia el final de la primera década del siglo XVIII la mayoría ya había hecho. Uno de los pioneros del comercio de los vinos del Douro fue Peter Bearsley, hijo del fundador de Taylor’s, conocido por ser el primer comerciante inglés de vino que hizo el peligroso y penoso viaje hacia las zonas más altas del valle del Douro en busca del mejor vino.

Aunque procedían del montañoso interior del valle del Douro, a unos 80 kilómetros de distancia de la costa, los vinos tomaron el nombre de la ciudad desde la cual eran despachados y se hicieron conocidos en portugués como "Vinho do Porto” y en inglés como "Port”. Las primeras exportaciones de vino registradas con este nombre datan de 1678. Para protegerlo durante el largo viaje por mar, el vino era a veces "encabezado” antes del embarque añadiéndole una pequeña cantidad de alcohol vínico, lo cual aumentaba su grado alcohólico y evitaba que el vino se echara a perder. Es importante no confundir la técnica de añadir una pequeña proporción de alcohol vínico para conservar el vino durante el transporte con el proceso de añadir alcohol vínico durante la fermentación; este último un paso esencial de la producción del vino de Oporto en la actualidad. Como veremos, el proceso de encabezado durante la fermentación recién fue universalmente adoptado mucho más tarde. En las primeras décadas, la mayor parte del vino de Oporto no era encabezado.



HISTORIA DEL VINO DE OPORTO más {+}
El Marqués de Pombal
En 1756, el Marqués de Pombal estableció el control estatal sobre el comercio del vino de Oporto, una medida que, a pesar de ser poco popular en la altura, dio lugar a una mejora en la calidad del vino de Oporto. {+}
VINO DE OPORTO VINTAGE más {+}
Vintage 2009
Negro tinta con ribete púrpura. Una nariz de gran pureza que se abre en una nota vigorosa de frutos del bosque concentrados que se combinan con frambuesa y ciruela. {+}
HISTORIA DE TAYLOR'S más {+}
El vino de Oporto desde 1692
La historia de Taylor’s comienza en 1692 con la llegada a Portugal de un comerciante inglés llamado Job Bearsley. Conozca la historia de Taylor’s. {+}
Historia del Vino de Oporto
Taylor's